Archivo | Secuencias RSS feed for this section

Secuencia LIII: 28/12/2013

31 Dic

Concierto de Navidad (Salteras)

01-border

Poseídos por la “otredad”

Lo que yo quiero contarles es que cuando reconocemos la existencia de un “otro”, asumimos desde ese momento conciencia de nuestra identidad. Me explico. La “otredad” viene a ser un sentimiento de extrañeza que asalta al hombre cuando toma conciencia de su individualidad. A ver si nos vamos entendiendo. Cuando caemos en la cuenta de que vivimos por separado, de que hay más “yo”, o mejor dicho, que existen “otros”, descubrimos que hay algo más allá de lo que percibimos o imaginamos y por eso la individualidad no es otra cosa que la aceptación de una realidad plural.02-border

Hasta aquí vamos bien. O no. Vamos a seguir y ya veremos por donde sale la cosa.

No crean que esto lo escuchamos desde una sesuda cátedra. Hace unos días, durante la comida que organizaron los chavales de la Banda Juvenil, nuestro director José Manuel Bernal hablaba de este asunto con esos pedazos de olivistas que son Carlos Salas y Juan Antonio Hernández. El meollo de la cuestión, y se ponía como ejemplo a Octavio Paz y sus pensamientos, estaba en que, desde un punto de vista absolutamente ateo donde la no existencia de Dios es punto de arranque, existe un momento de sublimación, de éxtasis, de manifestación de haber encontrado lo perdido, de abandono de toda angustia, de resolución de conflictos y de regreso a la unidad y a la reconciliación. Ese momento, lo explicaba Bernal, era muy parecido a ponerse al frente de La Centenaria y parecer como si se flotara ayudado por su música, como si su cuerpo y toda la banda se elevaran. Esencialmente en ese instante, hay quien podría decir que se sentía poseído por la “otredad”.03-border

¿Todo claro? Recuerden este arranque pues les servirá al final de esta secuencia por algo que tengo que contarles.

El concierto de Navidad de este año, organizado como es costumbre por el Ayuntamiento de Salteras y en el que se hace entrega de las coronas a los Reyes Magos y la Estrella de la Ilusión de la próxima cabalgata, tuvo como preámbulo las palabras del Teniente de Alcalde Miguel Ángel Toscano. Este acto servía además de cierre a este impresionante año de la conmemoración del centenario de nuestra Sociedad Filarmónica y por ello también tomó la palabra nuestro tesorero, José Peña (bombardino) quien con sentidas palabras nos dijo que “nuestra música pretende ser el altavoz que necesita nuestra sociedad, sorda en la mayoría de las veces; sin querer escuchar lo que realmente importa”.

04-border

A lo largo del texto que nos presentó, Peña nos dijo que debemos vivir siempre como en una eterna navidad y así “tener buenos propósitos, vivir la ilusión, vivir la inocencia de esos pequeños seres que nos arrebatan el corazón, vivir para entregar a los demás lo mejor de nosotros mismos, vivir y exaltar la lealtad, la verdad, la sinceridad, vivir en definitiva, la infinita y auténtica navidad”.

05-border

Pepe quiso también dar las gracias a los compañeros que hacen posible “la realidad que es hoy por hoy la Oliva de Salteras” y que en medio de las dificultades que acucian la realidad del mundo “han sabido aguantar las situaciones y adversidades con la mejor de las sonrisas y con el sentimiento de ayuda del compañero que tenemos al lado”. Para concluir, Pepe dedicó su alocución a nuestro presidente, José María Moral, a nuestro director, José Manuel Bernal y “a todo el pueblo de Salteras por apoyarnos como lo hace siempre”.

06-borderEn la parte musical, La Oliva dispuso un comienzo con la “Obertura cubana” del genio neoyorquino George Gershwin. Andaba el hombre por Cuba allá por febrero de 1932 disfrutando de unas vacaciones y visitando a sus amigos y geniales músicos Ernesto Lecuona, Alejandro García Caturla, Amadeo Roldán y Félix Guerrero. Un día, visitando una emisora de radio, entabló amistad con Ignacio Piñeiro. De una de sus obras, del son “Échale salsita”, recogió anotaciones musicales para esta obertura estrenada a los pocos meses. Magnífico comienzo pleno de fusión rítmica para un no menos espléndido concierto.

07-borderA pocos días de esta actuación, la Banda tuvo conocimiento de que el Registro Nacional de Filmes de la Biblioteca del Congreso de EEUU había elaborado la lista de películas seleccionadas en 2013 para ser incluidas en el mismo por su “significativa relevancia cultural, histórica o estética” con el objetivo de “proteger la incomparable herencia fílmica de EEUU y su creatividad cinematográfica“. La lista incluía entre otras el clásico de Hollywood de la década de 1940 con Rita Hayworth, “Gilda”, el éxito de Quentin Tarantino “Pulp Fiction” de 1990, y Mary Poppins”, película de Walt Disney que obtuvo en 1964 cinco Oscar entre ellos el de mejor actriz, Julie Andrews, y banda sonora original y mejor película gracias a la música de los hermanos Robert y Richard Sherman.

Y La Centenaria fue “a jierro con ella” con su banda sonora.


08-borderLa iglesia de Santa María de la Oliva se llenó con melodías tan familiares para todos como “Migas de pan”, “Un poco de azúcar”, El buen reir”, “Día de fiesta”, el jubiloso baile de los deshollinadores “Sept in time”, “Vamos a volar una cometa” o “La carrera” y los no menos célebres “Chin chin cheree” y “Supercalifragilisticoespialidoso”. Por unos minutos todos nos trasladamos al Londres de principio del siglo XX para recrear la vida de esa aparentemente perfecta familia inglesa de buena posición decide contratar a una niñera, para que cuide de sus dos hijos: Mary Poppins, interpretada por Julie Andrews, una mujer que tiene poderes mágicos y que gracias a ellos enseñará los valores más importantes a los niños con la ayuda de su amigo Bert, al que dio vida Dick Van Dyke.

Impresionante final donde se superponían los temas “La carrera” y “Un poco de azúcar”. Les juro que vi alguna lagrimita de satisfacción por el público.

09-borderSin tiempo a reponernos, turno para viajar hasta Sudamérica de la mano de Malando con “The Rivieren Cyclus”, en su adaptación para banda de Kees Valk. con el recuerdo de otra pieza que hace tiempo nos regaló La Centenaria, “Cordillera de los Andes” del mismo autor, y que si bien no componen una misma obra, muestran una clara continuidad la una y la otra. En sus tres partes, se nos hizo presente el “Río Negro”, o Guainía como le dicen en Colombia, el más caudaloso de todos los afluentes del río Amazonas y el más largo por su margen izquierda; el venezolano “Orinoco”, uno de los ríos más importantes de América del Sur y el “Chubut” que en el sur de la Argentina, en el centro de la Patagonia argentina, le da nombre a una provincia por ser su principal curso de agua. Toda una clase de geografía sonora.

Y ahora…. A bailar.

10-borderUna linda jovencita disfruta bailando. Es la reina de cada baile, sabe que tiene varios pretendientes pero disfruta sólo seduciéndolos sin parar de bailar. Esto es lo que cuenta la letra de la famosa canción “Dancing Queen” del celebérrimo grupo pop sueco ABBA. Sus notas son las que abren la selección que hizo Ron Sebregts y que bajo el nombre de “ABBA Gold” vino a rendir homenaje a una de las formaciones más importantes de la historia de la música. La Banda de la Oliva se esmeró en una interpretación que nos puso por delante fragmentos de “Mamma mia”, nombre que tomó el famoso musical basado en las canciones del grupo, de “Fernando” cuya letra nos habla de un hombre que acaba de terminar con su pareja y de como sus amigos intentan reanimarlo y, por último, “The Winner taket it all” de la que se dice fue escrita en menos de dos horas.

Al personal se le iban los pies.

11-border

Gran broche para una hermosa noche y orgullosos, una vez más, de haber ofrecido nuestra música en “nuestra casa” de Santa María de la Oliva.Los sonidos navideños llegaron al concierto con Rieks van der Velde y su “A Christmas medley”, obra en la que partiendo del “Benedicat bovis” de Haendel se van añadiendo famosas partituras dedicadas a la navidad. Tras esta pieza, nos prestamos a escuchar la “Rapsodia Navideña” del único general músico de la historia militar europea que se sepa, el alicantino Francisco Grau. Hubo acompañamiento de palmas mientras se escuchaba cantar entre el público “Arre borriquito”, “Adestes Fideles”, “Ay del chiquirritín”, “Blanca navidad”, “Campana sobre campana” o “Noche de paz”. Genial la sucesión de contrapuntos que nos ofreció la Banda.

12-borderAh, que no se me olvide ¿Recuerdan lo de la “otredad” del principio? Con ella nos fuimos a buscar al director, José Manuel Bernal, con quien tuvimos un breve pero esclarecedor diálogo:

– Maestro, ¿le ha poseído la “otredad”
– Me ha poseído La Oliva- dijo.

Y eso es lo que hay. “Na má”

Tresillo de corcheas


♪.- Aida Ezequiel (flauta) hizo su debut con la “banda grande”. Viene de la “Juvenil” y ahí está con Jesús Salas (clarinete), responsable junto con el trabajo y dedicación de nuestra querida amiga flautista de su espectacular progresión musical.TRESILLO 1-border

♪.- Inocentada de pastitas y chocolate. Parece ser que no tuvo mucho éxito. Más bien, ninguno.

♪.- ¿Quién disfrutó más, los niños recogiendo chucherías o los músicos repartiéndolas?

TRESILLO 3-border

A modo de coda

CODA-border

Chim Pum

El director acaba de marcar el último compás. Un gesto que pone fin a la música, que cierra una partitura, que manda a los músicos el mensaje que la obra ha acabado. Toda una declaración de intenciones de un año en que la frenética actividad, el trabajo por la exaltación de la cultura, el año del centenario, llegaba a su fin. Las notas de La Centenaria quedaban prendidas en las piedras de la iglesia, allí donde nacieron en un pequeño cuarto de su edificio y que han sido testigo de cien años de hermandad musical en los que “para construir lo que somos– que nos dijo Pepe Peñasolo hemos contado con nuestro trabajo que nos hace ser libres y así no someternos más que al dictamen de la música”. Pero todos sabemos que tras este gesto del director, la banda y sus músicos se recomponen, se ponen nuevas partituras en los atriles y se está listo para comenzar otro viaje, otra centuria, otra experiencia más en esta familia que es la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras.

Acaba el centenario. Nos queda toda una vida por delante.

Secuencia LII: 15/12/2013

19 Dic

Concierto de la Banda Juvenil en los Salesianos de Triana (Sevilla)

01-border

     Va por tí, Centenaria     

02-border“Por tu cercanía y desvelos, por tu magisterio y empeño cultural, por tu afán en mostrarnos lo que llevas dentro, porque nos das a cada poco una parte de ti, por toda una vida centenaria de alegría y compañerismo. Va por ti, Centenaria Banda de la Oliva este concierto de los que formamos la Juvenil”.03-border

Estas palabras bien podían haber estado firmadas por todos y cada uno de los componentes de la Banda Juvenil. Este homenaje era el motivo del tercer concierto de un fin de semana frenético y apasionante. El remate era toda una muestra de cariño hacia la “Banda Grande” a través de la música, como queriendo devolver todo el empeño puesto en la formación de los más jóvenes. Y el escenario, gracias a las gestiones y buen trabajo de nuestro oboe Sergio Rosado, fue el teatro del Colegio Salesiano de Triana.

04-borderAlgo había diferente en este concierto. Los jóvenes querían mostrar sus respetos y homenajear el centenario de la Oliva con este presente y vaya si lo consiguieron. El comienzo ya prometía. Jesús Salas Santos, percusionista de la “grande” y clarinete de la “Juvenil” hizo todo un elogio del momento:05-border

Las normas de buena educación, –comenzó diciendo Jesús, especifican que ahora os diésemos a todos la bienvenida a este acto. Sin embargo, no sería de ley comenzar como no fuera dando las gracias a aquellos que nos reciben hoy en su casa. Por eso queremos mostrar nuestros respetos y profundo agradecimiento a la comunidad salesiana y a todos aquellos grupos que están vinculados a esta casa pues sin su comprensión y apoyo no estaríamos hoy aquí. Entended entonces que más que daros la bienvenida mostremos nuestro contento de estar hoy en Triana en este emblemático colegio. Y esa acogida de los salesianos nos sirve para rendir homenaje a nuestra banda madre”.

06-border“La Banda Juvenil – continuó diciendo este pedazo de “olivista”-nace en el seno de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva, la banda centenaria de Salteras, y hoy es el día en que le hacemos nuestro regalo por sus cien años que se cumplen durante todo este 2013. Y como nos gusta lo que allí aprendemos: la música como vehículo de encuentro, convivencia y vida familiar, nuestro presente viene envuelto en pentagramas y partituras y en nuestro afán que es sólo un leve reflejo del testimonio que nos ofrecen cuando el fomento de la cultura, de la tolerancia, de la convivencia, se convierte en santo y seña de la sociedad”.07-border

Para ir concluyendo, nuestro joven expreso que “Y así de breves queríamos ser en este arranque pues pretendemos dejar paso a la música. Más antes os contamos que componentes de la banda juvenil, y como decimos nosotros, también de la banda grande, se han formado en las escuelas salesianas, algunos de ellos en estas mismas aulas. No es de extrañar pues que el carisma salesiano, ese que une el sincero espíritu de obediencia a una gran libertad de iniciativa e inventiva personal, esté presente también en nuestros ensayos y actuaciones”.

08-border“Muchas gracias por estar aquí, -concluyó- gracias a la casa salesiana de Triana por acogernos y comienza ya nuestro concierto dirigido por nuestro maestro, profesor y, sobre todo, nuestro amigo, Jesús Salas Orden”.

Y comenzó el concierto de cuyo repertorio ya han tenido referencias en cercanas Secuencias pero hasta en las piezas hubo sorpresas. La primera primero fue cuando el director, Jesús Salas, pidió al igual que hizo en Albaida del Aljarafe que el director de la Banda de la Oliva, José Manuel Bernal, subiera el escenario a dirigir la pieza “Gonna fly now.09-border

Pero no quedaba ahí la cosa pues Jesús, lejos de colocarse a un lado, ocupó un asiento junto a los jóvenes. Antes de esperar abajo del escenario, se puso codo a codo con los que son sus compañeros de la Juvenil y como uno más se puso a las órdenes de Bernal en una imagen entrañable y llena de fuerza, compañerismo y sensibilidad.

10-borderPero habría más. La Banda fue desgranando todo el repertorio y tras la interpretación del villancico “Canta, ríe y bebe”, el Presidente de la Sociedad Filarmónica, José María Moral, subía al escenario para entregar un recordatorio de agradecimiento por el emotivo acto. José María, ante unos jóvenes verdaderamente emocionados, dijo que de todos los homenajes que le había hecho a la Banda de la Oliva por su centenario “éste había sido verdaderamente el mejor”.

11-border

Pero lo que no podía imaginar nuestro presidente es que para él también había una sorpresa pues sólo fue bajar del escenario cuando de nuevo fue requerido para que ocupara una silla libre que había entre los músicos y así pudiera interpretar junto a todos ellos ese himno que todos consideramos que es la marcha de Joaquín de la Orden y Dionisio Ortiz “Nuestra Señora de la Oliva” a cuyo término el teatro estalló en un aplauso de los asistentes entre los que se encontraban numerosos miembros de la “Banda Grande” que no quisieron perderse el homenaje de estos jóvenes a su esfuerzo diario en la certeza de que los veteranos ya los reconocen para que en un futuro cada vez está más cercano sean dignos portadores de los valores de la “Oliva” .

Tresillo de corcheas:

 

♪.- Qué grande Juan Muñoz, ese pedazo de “tuba” siempre dispuesto a echar una mano a la Banda Juvenil. Su participación en los tres conciertos fue un honor para todos.TRESILLO 1-border

♪.- Músicos con más miedo que vergüenza a la busca y captura de los lugares del colegio que conocen por la serie de misterio “dieciochopuntocero”. Alguno hasta decía que escuchaba ruidos raros.

♪.- Ignacio Cano, Ángel Gutiérrez y Enrique Sánchez aprovecharon que se encontraron con Papa Noel para hacer una postal navideña por adelantado. Ahí están los tres con ese entrañable personaje que es Howard Jackson y que podemos ver en Plaza de Armas ofreciendo sus pañuelos.TRESILLO 3-border

 

 

A modo de coda

Aquí no hay fotochó… creo  

        Aquí no hemos doblado la foto por la mitad y hemos repetido los modelos como en la primera foto, ni están recortados y puestos encima como en la segunda. Los que están de pie son nuestros músicos Carlos Salas (trompa) y José Salas (trompeta); los clarinetes Ángel y Javier Sánchez están sentados pero claro, si miro la otra foto, lo que era primero ahora es lo segundo y lo segundo es lo primero. Señalar cuál es cada uno será cuestión harto difícil. Veamos, Carlos es el de la izquierda y José el de la derecha aunque juraría que si lo digo al revés no me equivoco porque cuando se sientan puede que estén cambiados. Por su parte, el de las manos cruzadas es Ángel y Javier es el de reloj celeste más hay muchas posibilidades que uno sea el otro y el otro sea el uno si lo miro cuando están de pie. Ahora tampoco tengo claro si Carlos es Javier o si Ángel es José o incluso puede que ninguno sea ninguno. Por más vueltas que le doy al asunto también podría ser que los que están sentados también están de pie y al contrario. Yo que se. Pero son “olivistas” y de los buenos, y eso si lo tengo tela de claro.

Secuencia LI: 14/12/2013

18 Dic

Concierto de la Banda Juvenil en la Parroquia de la Asunción (Albaida del Aljarafe)

Secuencia 01-border

The children of Jesuli  

Secuencia 02-border

Una de las obras que componía el programa para los conciertos del fin de semana mágico de la Banda Juvenil era la banda sonora de la película “The children of Sánchez” o “Los hijos de Sánchez” como se conoció en España. La película narra la vida de un campesino viudo, interpretado por  Anthony Quinn, tratando de cuidar a su familia en una zona marginal de la Ciudad de México. El nombre del protagonista era Jesús Sánchez. ¿Jesús?, ¿se llamaba Jesús? Pues nada, desde hoy la Juvenil puede perfectamente llamarse “The children of Jesuli”, en honor de ese genial músico que es su director, Jesús Salas Orden.

No había pasado ni una hora de que la Juvenil hubiera terminado su actuación en el multiusos saltereño cuando se trasladaron todos los componentes a Albaida del Aljarafe donde en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción tendría lugar el segundo concierto organizado por Cáritas parroquial.Secuencia 03-border

Cariñoso recibimiento en la preciosa iglesia y muy arropados por el públicos nuestros jóvenes músicos comenzaron a desgranar su trabajo.

Secuencia 04-borderY en eso llegó el instante de interpretar “The children of Sánchez” y en eso que Jesús invita a tomar la batuta a quien definió como su hermano y maestro que no es otro que el director de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva, nuestro querido José Manuel Bernal, para que dirigiera la obra. Así pues,  se convirtieron por unos  momentos en “The nephews of Bernal”, los sobrinos de quien cogía la batuta, vamos.Secuencia 05-border

Al final, por parte de Cáritas se entregó a la Banda un recordatorio en el que agradecía “la colaboración desinteresada de la Banda Juvenil de Nuestra Señora de la Oliva de Salteras por su generosa participación en el concierto de Navidad 2013 celebrado en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción”.

 Tresillo de corcheas:

 

 ♪.- ¿Dónde están las llaves? canturreaba el director cuando se dio cuenta de que alguien se había llevado las del cuarto de la música. Aparecieron al otro día.

.- Al grito de “Parrales que te duermes” llegó la furgoneta descubierta conducida por Pepe Peña a las puertas del Ayuntamiento albaidejo. Dicen las malas lenguas que el carnet de conducir le tocó en una rifa.

Tresillo 2-border

.- Todo un personaje el párroco de Santa María de la Asunción de Albaida Don Fermín Muñoz. Arte con el micrófono y más arte para marcarse una sevillanas en el mismo presbiterio al compás que le marcaba el coro rociero. Nuestro bombo fue testigo de todo.tresillo 3-border

 

A modo de coda

 CODA-border

 

Penitencia musical 

¿Con el xilófono a cuestas por culpa de sus pecados, de penitencia por la calle? Pues no, Felipe Fuentes vive cerca de la iglesia y cargó de esta manera con este instrumento de percusión. Si de verdad un músico tuviera que penar de esta forma seguro que más de uno escogía a partir de ahora el flautín porque no me quiero imaginar a nadie cargando con los timbales, por ejemplo. Al menos no llevaba detrás a nadie azotándolo con una batuta.

Secuencia L: 14/12/2013

17 Dic

Concierto de la Banda Juvenil en el Salón Multiusos (Salteras)

Secuencia 01-border

     A joyful journey 

Secuencia 02-borderEsta es la historia de una agradable jornada, la crónica de “A joyful journey” que más o menos viene a ser su traducción al inglés y que coincide con el nombre de la obra de Robert Scheldon con que la Banda de la Oliva Juvenil abrió una serie de conciertos que en menos de veinticuatro horas la hicieron ir de Salteras a Albaida del Aljarafe y de ahí al sevillano barrio de Triana.

Secuencia 03-border

         Podemos decir que serán tres secuencias encadenadas en el relato pero con fundamento propio cada una por eso, lo primero que vamos a hacer es detallar el programa, el mismo para los tres conciertos, y después contaremos la esencia de estas horas de satisfacción musical y alegría personal que nos regalaron los chavales “de la Juvenil”.

Secuencia 04-border

         En el vivero de la Academia, estos músicos llevaban meses preparando un repertorio que se abriría con la pieza “A joyful journey” creada por  uno de los compositores más representados de la música de banda de viento hoy como es Robert Sheldon, una noble apertura de cadencia expresiva que transmite el orgullo y el heroísmo. Como segunda interpretación, habían estudiado con ahínco  “Montescos y capuletos”, el célebre y siniestro baile de los caballeros que Serguéi Prokófiev creó para su obra Romeo y Julieta”, ballet de basado en la obra de William Shakespeare. Como tercera composición sonaría en los conciertos la música que Maurice Jarre compuso para la épica película “Lawrence de Arabia”, dirigida por de David Lean,  con la que ganó un Óscar a la mejor banda sonora original y que se convertiría en uno de los temas de cine más reconocidos de todos los tiempos. Como cuarta pieza de lo que podíamos decir primera parte, se preparó con esmero el poema sinfónico escrito por Jean Sibelius “Finlandia” compuesto para movilizar a la oposición popular a la influencia en la zona del gobierno del Imperio ruso.

Secuencia 05-border

Pero había más en las carpetas y partituras preparadas por la Juvenil. La segunda parte se abría con la famosa composición “Gonna fly now” que Bill Conti preparó para el momento en que el boxeador Rocky Balboa entrenaba subiendo las gradas del Museo de Arte de Filadelfia. Lógicamente, les hablamos de la banda sonora para la película “Rocky”.  Y para seguir con el capítulo de música creada para películas, la Oliva Juvenil escogió “The children of Sánchez” de Chuck Mangione de la película del mismo nombre dirigida por Hall Bartlett y protagonizada por Anthony Quinn basada en la novela homónima del antropólogo Oscar Lewis.Secuencia 06-border

Para completar esta parte, las piezas fueron  “Los payasos de la tele” en la adaptación de las famosas canciones de estos geniales payasos que hizo  Javier J. López Padilla, y el villancico popular  “Canta, ríe y bebe” en la versión para banda de Navarro Mollor.

Secuencia 07-borderEl director, y maestro de todos estos chavales que dan sus primeros pasos en el mundo de la música, Jesús Salas, citó a los componentes en la Academia donde se vivieron momentos previos emotivos pues se hacía realidad la ilusión de los componentes de volver a tocar con la Juvenil y, sobre todo, de aquellos que lo hacían por primera vez como eras los recién incorporados José Luis González Arenal (oboe), Abián Aguilar Rodríguez  (saxo), Marco Antonio Fernández (saxo), Raúl Jiménez Torres (clarinete) y Pablo León Pérez (percusión).         Como ya hemos dicho, el programa para los tres conciertos era el mismo y la primera de las citas era en el salón multiusos de Salteras con motivo del I Mercado Navideño Artesanal organizado por el Ayuntamiento de nuestro pueblo.Secuencia 08-border

Tras el traslado al Salón Multiusos y escuchar en recital podemos decir que el resultado fue una rato agradable y emotivo, de música entrañable y bien interpretada que nos llenó a todos de emoción.

 

Tresillo de corcheas:

 

♪.- Estuvo entretenido el intercambio de opiniones sobre cómo poder acceder a plataformas digitales. ¿Estos jóvenes sabrán qué es un parchís?

♪.- “Estoy atacá” gritaba por la calle de la Academia. Después todo salió como debía. Grande Aida. Y grande también Julio Castillo. Pedazo de bajista.

♪.- Nadie salió del “Espacio Joven” con una copa de más, pero alguno sí con kilos de sobra. Qué manera de comer pasteles y qué buenas estaban las cuñas de chocolate. Muy goloso detalle del ayuntamiento.TRESILLO 3-border

 

A modo de coda

CODA-border

 

Amor de madre 

         Más de dos décadas tiene ya la marcha “Amor de Madre”  compuesta por Francisco Javier González Ríos para cornetas y tambores. ¿Se inspiraría en un momento como éste? Rosa Rodríguez, madre de ese pedazo de joven trompetista que es Juanma Fernández se afana en captar el momento en que la Oliva Juvenil nos deja a todos con la boca abierta por su brillante actuación. Rosa representa aquí a todos los padres y madres de los componentes de la Juvenil quienes recibirán en breve también el homenaje de la banda en un próximo concierto en su honor pues estamos convencidos que sin su apoyo y cariño nada sería igual.

   

Secuencia XLIX: 17/11/2013

19 Nov

Certamen de Bandas (Sanlúcar la Mayor)

20131117_141612-border

Delicatessen

20131117_133955-borderUn certamen es de lo más parecido a un menú degustación. Se junta un  número relativamente grande de platos, de bandas en este caso, y se le da la posibilidad al comensal, al oyente, de poder probar una amplia gama de sabores, de sonidos, que van desde lo más particular, de lo más casero o a la más original variante. Cada chef, cada director, junto con su equipo de cocina, de músicos, escogen lo mejor de su carta, repertorio, y lo ofrece como verdadera “delicatessen” ya sea por sus características especiales, por su exotismo o rareza o porque en su ejecución sea precisa una alta calidad. Y con todos estos productos culinarios, musicales, nos damos un banquete.

20131117_141547-border

La Hermandad de Nuestra Señora del Carmen de Sanlúcar la Mayor organizó un certamen de bandas a beneficio de CÁRITAS. Para la ocasión, fueron invitadas las bandas sanluqueñas de “Nuestra Señora del Rosario”, “Virgen de las Angustias” y la de cornetas y tambores de “Nuestro Padre Jesús Cautivo”. Desde Cádiz llegaron las cornetas y tambores de “Nuestra Señora del Rosario” y de la sevillana Dos Hermanas, la “Agrupación Musical Nuestra Señora de la Estrella” y la banda de cornetas y tambores “Presentación al Pueblo”. La Centenaria tuvo en honor ser también invitada.

20131117_135155-border

Para la interpretación de esta última pieza, nuestro director, José Manuel Bernal, explicó al público que se haría del mismo modo que se hace en la calle por lo que la entrada la dieron los tambores mientras que el director se bajó del escenario siguiendo la interpretación, orgulloso de su banda, junto al público.

20131117_135410-border

Por nuestra parte, los “platos” seleccionados fueron la deliciosa marcha “Valle de Sevilla”, preparada con todo mino por el recordado José de la Vega allá por 1990; el fantástico aderezo a las características rítmicas y armónicas de la música procesional que realizó José Manuel Bernal del drama lírico  “Margot” partiendo de “la receta” de Gregorio Martínez  Sierra  y  la música de Joaquín Turina, para concluir con la perfección absoluta salida de los “fogones” de Pedro Braña, “Coronación de la Macarena”.

20131117_140307-border

La Banda de la Oliva estaba también muy ilusionada por poder tocar al lado de otra fantástico grupo de músicos cuya banda también está celebrando durante este año el centenario fundacional como es la “Banda de Música, Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Rosario” de Sanlúcar la Mayor. Tanto es así, que las dos bandas se unieron en una sola para interpretar dos piezas.

20131117_140758-border

En primer lugar, con la dirección del titular de la agrupación sanluqueña, Antonio Palmar García, sonaron las notas de “Melodías del Rosario” de Anselmo García Martín, marcha procesional ,como reza en la partitura, “para la banda de Nuestra Señora del Rosario de Sanlúcar la Mayor en su Centenario”.

A su término, de nuevo los músicos unidos ahora con la batuta de José Manuel Bernal, pudimos oír la marcha que éste compuso con motivo de la coronación de la trianera María Santísima de la Estrella “La Estrella en Sevilla”.

20131117_133636-border

Y así, con el intercambio de obsequios entre las dos bandas que vino a sellar un cariñoso hermanamiento, terminó nuestra actuación y asistimos atentos al menú que los demás compañeros fueron ofreciendo a todos los “comensales”. Esperemos les haya gustado y si es así, que les aproveche.

Tresillo de corcheas:

♪.- Interesante cambio de pareceres antes de subirnos al autobús. De las propuestas como cabrillas, carrillada, papas con cebolla y menudo todos afirmaban que la mejor era… ¡la de su madre!

♪.- ¿Fernando Camino capataz? Al menos de autobuses. Si no llega a ser por él todavía está la banda “encajoná” en Olivares.

♪.- Que sí Oliva, que el uniforme te está bien, ¡que siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!, ¿o no? Y tú, Samuel, a estudiar que para eso te has traído los apuntes.

A modo de coda

 20131117_125419-border

 Clase de armonía

Marchaba el autobús para Sanlúcar la Mayor cuando pudimos asistir a todo un master de armonía entre José Manuel Bernal (director), Pepe Peña (bombardino) y Sergio Pérez (bombardino), A éste último podemos ver en plena concentración para no perder detalle de la conversación y aportar también sus conocimientos. La frases más rotundas, “fantástico SOL menor”, “Sol como dominante de DO”, “resolver introducción”, “definición de la introducción”, “enlazar con LA final”, “acorde dominante de FA reafirmando en DO”, “cerrar la armonía pero no de forma drástica”, “jugar con un LA”, “sensible DO dominante” o “melodía anacrúsica del primer tema”. Y así siguieron , siguieron, siguieron…

Secuencia XLVIII: 20/10/2013

10 Nov

Entrega de la Medalla de Oro de la Banda de la Oliva a María Santísima de la Soledad Coronada y regreso a su capilla (Salteras)SONY DSC

La Soledad miraba a La Oliva

DSC_0605-border

Cuando nuestro secretario, Francisco Manuel Fraile prendía en los delicados tules de su tocado la Medalla de Oro de nuestra Sociedad Filarmónica, cuando depositaba en el pecho de la “Virgen niña de belleza sin igual”, que así se la nombra en su Salve, la distinción que desde ahora será como si nuestro corazón estuviera latiendo junto al suyo, mientras la parroquia era un puro cántico a los sones de La Centenaria nombrándola como “Madre del Cristo de Vera-Cruz”, los ojos de María Santísima de la Soledad Coronada se dirigían a La Oliva que al fondo de la iglesia le rendía pleitesía musical mientras que una representación de ella, más cerca del presbiterio, servía de puente afectivo a la que es “cielo y sol de los cruceros”.

SONY DSCLa Oliva cumple cien años, ya lo sabemos sobradamente, pero hay que poner en valor que más de la mitad de su vida lleva al lado de la Real, Ilustre, Antigua y Fervorosa Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, María Santísima de la Soledad Coronada, Santa María Magdalena, Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Gloriosos y Triunfo de la Santa Cruz como bien recoge el acta por la que se concede la Medalla de Oro de nuestra Sociedad Filarmónica con Distintivo Rojo a María Santísima de la Soledad Coronada de la “Hermandad de los Negros” de Salteras. Textualmente, en sus fundamentos, el escrito nos recuerda que “los fuertes e importantes lazos de unión que posee la Sociedad Filarmónica Ntra. Sra. de la Oliva y la Hermandad de Vera-Cruz de Salteras, superan con creces el medio siglo de existencia. María Santísima de la Soledad, es por tanto de las más antiguas Dolorosas a la que ha acompañado musicalmente La Oliva de Salteras en estos cien años de existencia”.

SONY DSC

DSC_0621-borderComo recoge el actual Reglamento de Honores y Distinciones de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva, esta Medalla fue creada “para premiar o reconocer méritos extraordinarios que concurran, en Imágenes Sagradas, Miembros de la Realeza, Entidades o Corporaciones y personas, por haber dispensado honores, prestado servicios o haber dedicado una vida al servicio de la Banda” y por ello, la Virgen de la Soledad Coronada, y toda su hermandad, se hacían más que merecedores de este reconocimiento público.Pero este humilde galardón también quería expresar el agradecimiento a la corporación penitencial saltereña pues consideramos “ha mostrado durante todos estos años, su respeto y confianza a los miembros de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva, sabiendo valorar en todo momento la labor musical desarrollada en los innumerables Actos, de los que siempre ha tenido a bien hacernos partícipes”. Y además, no podemos por menos que reconocer la palpable y notoriadevoción que esta formación musical le profesa a María Santísima de la Soledad, que alcanza su máxima expresión cuando cada tarde noche de Miércoles Santo, se coloca tras su Palio, para acompañarla en la Estación de Penitencia por la localidad Saltereña”.

DSC_0587-border

DSC_0602-border

La ocasión para la entrega de la Medalla fue la celebración de los cultos en la Parroquia de Santa María de la Oliva donde la imagen que tallara Antonio Dubé de Luque en 1972 fue trasladada días antes. En el presbiterio estaba la Santísima Virgen esplendorosamente ataviada con su saya blanca, manto verde y fajín rojo. La Señora aparecía entre un selecto exorno floral de flores blancas destacando el ramillete de nardos que aparecía en sus manos.

DSC_0632-border

Antes del final de la función celebrada como culminación de sus cultos, y a la que asistieron representando a La Centenaria el presidente José María Moral, los directores José Manuel Bernal y Jesús Salas Orden, el secretario Francisco Manuel Fraile y los vocales José Cantero y José Manuel Santos Caamaño, a quienes la hermandad tuvo el detalle de situar en lugar preferente, el secretario de nuestra sociedad leyó el acta de concesión.

SONY DSC

Tras la proclamación del escrito, la Hermandad dispuso que fuera un músico de La Oliva, el propio secretario, el invitado a subir hasta las andas donde descansaba la imagen para que prendiese en su tocado la Medalla de Oro.

Una vez terminado el acto tras las cariñosas palabras de agradecimiento del hermano mayor José Manuel Azuaga Polo, y de despedida de nuestro párroco y también Medalla de Oro de la Banda, Don José María Gómez Martín, se procedió al traslado de la bendita imagen hasta su capilla.

SONY DSC

El repertorio musical de tan importante efeméride tuvo su arranque en la propia iglesia con la marcha “Salve Soledad” compuesta por el que fuera músico de nuestra banda Manuel Jesús García y que tradicionalmente se interpreta el Miércoles Santo por las calles de Salteras.

Ya en la calle, la recibía la música de José Manuel Bernal que plasmó en la pieza “María Santísima de la Soledad Coronada” compuesta con motivo de la Coronación Canónica de la imagen.

SONY DSC

Tras rodear la plaza, encaminando sus pasos a la Capilla donde la esperaba Nuestra Señora de la Oliva, pudimos deleitarnos con ese verdadero himno saltereño que Joaquin de la Orden y Dionisio Ortiz compusieron para la patrona y que lleva su nombre y con “Regina Coelis” (José Manuel Bernal) completando así unos de los momentos más emotivos del regreso.

SONY DSC

Con el sol en todo lo alto, María Santísima de la Soledad se fue aproximando a la casa de la Hermandad del Rocío envuelta en el flautín y el tamboril de “Rocío” (Vidrié) para eclosionar al momento con “Aniversario macareno” (José Velázquez).

DSC_0740-border

En la parte final del traslado fue “Reina de la Vera-Cruz” (Jesús Joaquín Espinosa) la música que la llevó hasta la calle donde radica la hermandad. Ya en la puerta de la capilla, y como despedida, y de nuevo con un emocionado cruce de miradas entre María Santísima de la Soledad, la que en el alma deja huella”, y La Centenaria, en medio de una cariñosa petalada, la melodía de “Encarnación Coronada” (Abel Moreno) puso el adiós por ese día y un punto y seguido en la relación entre Hermandad y Banda por toda la historia futura. Así lo siente la Banda de la Oliva.

SONY DSC

 Tresillo de corcheas:

♪.- Gran parte de las fotos de esta secuencia y de la sección “Momentos” son de Manuel Leal, sangre de la Oliva por sus venas, nieto de Don Joaquín de la Orden. Preciosas instantáneas y mejor persona. Gracias Manuel.

♪.- Para participar en una sola actuación Antonio Rincón (clarinete) hace más kilómetros que el autobús de la banda en todo el año. Viene desde Madrid demostrando su olivismo. Enorme Antonio.

DSC_0615-border

♪.- Y aquí está la prueba de la osadía del último, esperemos, lesionado. Otro practicante del fútbol que le pone tanta pasión, ser de La Oliva tiene esas cosas, que no mide sus fuerzas y se pasa de frenada. Menos balón y más trombón compañero. Ah, si, que esta escayola y los dedos que la coronan son de José Cantero (Jr) y por eso lo de la rima con el instrumento.DSC_0586-border

A modo de coda

SONY DSC

Y la Oliva miraba a la Soledad

Sus músicos le devolvían la mirada. A la Señora del Miércoles Santo, a la titular de la Hermandad del Cristo de la Vera-Cruz, a la Virgen de nombre de Soledad pero con el acompañamiento más afectivo por parte de sus devotos, los músicos agradecidos, los músicos de toda una centuria, le devolvían la mirada de cariño que Ella les enviaba cuando ya con su medalla se sentía plena del amor de sus hijos.

El cruce de miradas más arrebatador que se pudiera producir se dio en Salteras entre María Santísima de la Soledad y los músicos de su banda, La Oliva Centenaria.

Secuencia XLVII: 19/10/2013

28 Oct

Regreso del Simpecado de la Hermandad del Rocío de Triana a su capilla

DSC_0374-border

La Oliva hace el camino con Triana

DSC_0373-border

 También podríamos titular esta secuencia “La Centenaria acompañó a la Bicentenaria”. La más antigua de las hermandades rocieras de la capital dejó escrito en su historia un jornada señalada  con la misma devoción y el mismo cariño por la Reina de las Rocinas que hace 200 años impulsó a unos vecinos de la calle Castilla a fundar la sexta entre las filiales de la Matriz de Almonte”, como se leía en las páginas de El Correo de Andalucía. Y allí estuvo acompañándola la música de La Oliva de Salteras.

DSC_0364-borderLa liturgia de una procesión deja a quienes participan en ella una satisfacción espiritual si se trata de una estación de penitencia, profundo fervor, si estamos ante el santísimo o gozo contenido, si es una imagen gloriosa la que la preside.

DSC_0370-border

En esta ocasión, una advocación que nos muestra un sentimiento diferente que el que se percibe a través de las dolorosas, se nos presentaba a la Virgen en su majestad acompañada de su hijo. Por eso, estábamos ante una comitiva esencialmente alegre, risueña, cantarina y jubilosa que contagia a cuantos participan, incluida la banda.

DSC_0375-border

La Centenaria era consciente de que se encontraba ante una ocasión especial y eminentemente diferente pues hasta el acompañamiento musical no era el mismo pues no se reducía a las marchas procesionales. Ante ese escenario, el sentimiento de responsabilidad se acrecienta.

DSC_0381-border

Se trataba de un acompañamiento difícil en la forma y de mucha responsabilidad en el fondo. Con alegría, trabajo y concentración creemos que la Oliva consiguió hacer más felices si cabe a cuantos admiraban la carreta con el Simpecado y tenían aunque sólo fuera un instante las notas de nuestra banda cerca de ellos.

Una narración lineal y cronológica del traslado de la Virgen Chiquita que tallara Antonio Castillo Lastrucci se hace complicada porque los sentimientos desbordados en deleite difícilmente se dejan hilar.

DSC_0384-border

Los recuerdos de una celebración de este tipo se agolpan, sobrepasan y dejan un poso de absoluta satisfacción; vienen en forma de avalancha, a borbotones y cuando se retiran te dejan repletos de hermosa melancolía para de nuevo agigantarse y traerte mil y una imágenes que levantan el ánimo otra vez.

DSC_0407-border

A todo esto contribuye una selección musical diferente pues a las marchas procesionales, que tras una carreta no son corrientes pero que puestas en su momento, con su significado más que apropiado y de melodía precisa, aportan una magnífica banda sonora, había que añadir los pasodobles, sevillanas y marchas que las bandas militares han interpretado desde siempre cuando la carreta trianera comenzaba su camino al Rocío o, una vez de vuelta al barrio, retornaba a su casa.

DSC_0415-borderCon el Simpecado reinando ya en la carreta adornada con nardos, dalias y rosas y a eso de las seis de la tarde comenzaban a tirar de ella Mimoso y Pataleto, toros “coloraos” de la ganadería de Sánchez Ibargúen, y se iniciaba el regreso tras haber celebrado en la Catedral los cultos extraordinarios con motivo del bicentenario fundacional culminados por la mañana con la función conmemorativa en el altar del jubileo oficiada por Fray Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Emérito de Sevilla.DSC_0398-border

El Simpecado rodeando la Plaza de la Virgen de los Reyes, pasaba ante el monumento a Juan Pablo II y buscaba Placentines donde recibió el cántico de los que allí se congregaban cuando la banda entonaba “Encarnación Coronada” (Abel Moreno), primera de las marchas procesionales que sonarían durante el camino.

DSC_0445-borderTras pasar por Alemanes y la avenida de la Constitución, la carreta se iluminaba momentos antes de llegar a las puertas del Consistorio hispalense, donde el alcalde hizo entrega de la Medalla de la Ciudad mientras sonaban los himnos de Andalucía y de España.DSC_0474-border

Especialmente emotiva resultó la interpretación de la Salve de la Hermandad de Triana adaptada para la ocasión por nuestro director José Manuel Bernal, que fue seguida a coro por los hermanos presente comenzando el regreso a su barrio.

DSC_0483-borderSe ralentizaba el andar de la comitiva aunque circulaban noticias de la posibilidad de chubascos que podrían perturbar a los rocieros. Así, sin prisa pero sin pausa, la carreta llegaba hasta la iglesia del Santo Angel donde fue recibida por nuestra querida Hermandad del Carmen mientras sonaba “Pasan los campanilleros” (Farfán).DSC_0502-border

La lluvia apareció durante unos minutos cuando la carreta, a la que en esos instantes se le interpretaba “Aquella Virgen“ (Gómez Arriba), llegaba a la Parroquia de la Magdalena donde la esperaban los estandartes de la feligresía.

DSC_0503-borderSólo se trató de un susto pues paró de llover y se pudo continuar sin más problemas hacia Triana donde justo antes de entra en su puente se escuchó el Himno Nacional como despedida de la ciudad.DSC_0521-border

Ya en las calles del barrio se vivieron los momentos más intensos y emotivos cuando en la calle Castilla, al  llegar la carreta de Simpecado a la altura del número 9, se inauguró un azulejo conmemorativo.

DSC_0582-border

Fue precisamente en ese instante cuando tuvo lugar la mezcla de sonidos que levantaron los aplausos y los vivas de los rocieros. Prácticamente enlazadas, habían sonado las piezas “Encarnación Coronada” (Abel Moreno”), la adaptación para banda de nuestro director José Manuel Bernal de la famosa “Salve Rociera” o “Salve del Olé” que compusiera Manuel Pareja Obregón con letra de Rafael de León y los arreglos para sevillanas que el Maestro Quiroga llamó “Arenal de Sevilla”. Grande La Centenaria y grande el público allí congregado que acompañó con cánticos y palmas estas obras.DSC_0531-border

Tras cruzar San Jacinto a los sones de “La Estrella Sublime” (Farfán), Rodrigo de Triana y Pagés del Corro, alrededor de las doce de la noche, el Simpecado entraba en su capilla rodeado de sus devotos quienes instantes antes habían escuchado en medio de un impresionante silencio “Rocío” (Vidrié) donde María Oliva Silva nos ofreció un solo de alta categoría.

DSC_0576-border

Hemos dejado para el cierre la parte musical debido a sus especiales características que hemos apuntado anteriormente. A lo largo de esta secuencia ya hemos hecho presente alguna de las composiciones que sonaron pero es de ley hacer una reseña más extensa pues sólo hemos mencionado las marchas procesionales y las adaptaciones de salves rocieras.DSC_0497-border

El núcleo principal de esta actuación de la Banda de Oliva se centró en los pasodobles y las marchas militares que en definitiva componen los sonidos tradicionales que las bandas utilizan para el acompañamiento a la carreta rociera. Lo que en principio podría tratarse de “sólo” un acompañamiento de convirtió en todo un concierto de piezas tradicionales que La Centenaria quiso ofrecerle a esta hermandad bicentenaria, la Pontificia, Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Sevilla (Triana) pues así reza como su nombre y apellidos.

DSC_0396-borderA lo largo de la noche se oyeron, entre otras, composiciones de Emilio Cebrián (“Evocación”, “Ragón Falez” y “Bailén), de José Franco (“Martín Agüero” y “Camino de Rosas”), el torerísimo pasodoble de Manuel Rojas “Nerva” con la no menos torera interpretación del solo por parte de nuestro gran trompetista Alfonso Cabrera, o “El tío Caniyitas”, excepcional pieza de Ricardo Dorado. También sonaron pasodobles de Amador Jiménez (“Ayamonte”), de Jaime Teixidor (“Amparito Roca”) y de nuestro director José Manuel Bernal (“Peña Taurina Saltereña Manuel Jesús El Cid”) así como su impresionante marcha española “El día de la cruz” verdadera joya musical dedicada a la hermandad de la Vera-Cruz de Alcalá del Río.

DSC_0477-border

En cuanto a las marchas militares, otra delicia de repertorio que nos llevó por ejemplo desde “Semper Fidelís”, el himno que John Philips Sousa compuso para el cuerpo de marines norteamericano, a “Bajo el doble águila” de Josef Vagner, escrita para el ejército austríaco. También sonó un buen puñado de marchas militares españolas de las que destacamos “Las Corsarias” de Francisco Alonso, primera en sonar a los pies mismo de la Giralda, “Los Voluntarios”, pieza de Gerónimo Giménez con la que la carreta llegaba a Triana, “Ganando barlovento” (Ramón Sáez de Aldana), “La orgía dorada” (Jacinto Guerrero) o “Heroína”, del músico mayor militar Feliciano Ponsa Riutort.

Tresillo de corcheas:

♪.- Descartado que La Oliva vaya a mandar modelos a “Pasarela Chubasquero”. Colección de Otoño con escasas posibilidades de crear tendencia.DSC_0510-border

♪.- Qué delicia ver y oir “rufar” a Antonio Guerra. Otro producto de la Banda Juvenil que ya tiene sitio por derecho propio en la “banda grande”. Los Jesuli´s Boys están que se salen.DSC_0555-border

♪.- Otro lesionado. Felipe Fuentes (percusión) se tuvo que conformar con portar el tamboril pues una mano la tenía fastidiada. Manuel Jesús Rodríguez (fliscorno) también anda el hombre tocado; o mejor dicho, no anda, pues es la rodilla la que le da la lata. ¿Que hay otro más? Si. Atentos a la próxima secuencia.DSC_0349-border

A modo de coda

 12-border

 En el muro de las…. afinaciones

Más que muro es torre. A los pies de la Giralda nuestro querido y entrañable Juan Manuel Gallego Galán (saxo tenor), magnífico músico de Sanlúcar de Barrameda y padre de Juan Manuel Gallego Rodríguez (fliscorno), se volvía hacia la piedra no para dejar un papel con su petición, como se hace en el Muro de las Lamentaciones, lugar sagrado del judaísmo alrededor del Monte Moriá, sino para ofrecernos notas musicales en estado puro y así calentar antes de comenzar la procesión. Después nos explicó, porque todo tiene su sentido, que tocar frente a una pared hace que el sonido rebote y te sirva de referencia pues te ayuda a oírlo mejor. ¡Qué grande es nuestro Manolo!