Secuencia XLVII: 19/10/2013

28 Oct

Regreso del Simpecado de la Hermandad del Rocío de Triana a su capilla

DSC_0374-border

La Oliva hace el camino con Triana

DSC_0373-border

 También podríamos titular esta secuencia “La Centenaria acompañó a la Bicentenaria”. La más antigua de las hermandades rocieras de la capital dejó escrito en su historia un jornada señalada  con la misma devoción y el mismo cariño por la Reina de las Rocinas que hace 200 años impulsó a unos vecinos de la calle Castilla a fundar la sexta entre las filiales de la Matriz de Almonte”, como se leía en las páginas de El Correo de Andalucía. Y allí estuvo acompañándola la música de La Oliva de Salteras.

DSC_0364-borderLa liturgia de una procesión deja a quienes participan en ella una satisfacción espiritual si se trata de una estación de penitencia, profundo fervor, si estamos ante el santísimo o gozo contenido, si es una imagen gloriosa la que la preside.

DSC_0370-border

En esta ocasión, una advocación que nos muestra un sentimiento diferente que el que se percibe a través de las dolorosas, se nos presentaba a la Virgen en su majestad acompañada de su hijo. Por eso, estábamos ante una comitiva esencialmente alegre, risueña, cantarina y jubilosa que contagia a cuantos participan, incluida la banda.

DSC_0375-border

La Centenaria era consciente de que se encontraba ante una ocasión especial y eminentemente diferente pues hasta el acompañamiento musical no era el mismo pues no se reducía a las marchas procesionales. Ante ese escenario, el sentimiento de responsabilidad se acrecienta.

DSC_0381-border

Se trataba de un acompañamiento difícil en la forma y de mucha responsabilidad en el fondo. Con alegría, trabajo y concentración creemos que la Oliva consiguió hacer más felices si cabe a cuantos admiraban la carreta con el Simpecado y tenían aunque sólo fuera un instante las notas de nuestra banda cerca de ellos.

Una narración lineal y cronológica del traslado de la Virgen Chiquita que tallara Antonio Castillo Lastrucci se hace complicada porque los sentimientos desbordados en deleite difícilmente se dejan hilar.

DSC_0384-border

Los recuerdos de una celebración de este tipo se agolpan, sobrepasan y dejan un poso de absoluta satisfacción; vienen en forma de avalancha, a borbotones y cuando se retiran te dejan repletos de hermosa melancolía para de nuevo agigantarse y traerte mil y una imágenes que levantan el ánimo otra vez.

DSC_0407-border

A todo esto contribuye una selección musical diferente pues a las marchas procesionales, que tras una carreta no son corrientes pero que puestas en su momento, con su significado más que apropiado y de melodía precisa, aportan una magnífica banda sonora, había que añadir los pasodobles, sevillanas y marchas que las bandas militares han interpretado desde siempre cuando la carreta trianera comenzaba su camino al Rocío o, una vez de vuelta al barrio, retornaba a su casa.

DSC_0415-borderCon el Simpecado reinando ya en la carreta adornada con nardos, dalias y rosas y a eso de las seis de la tarde comenzaban a tirar de ella Mimoso y Pataleto, toros “coloraos” de la ganadería de Sánchez Ibargúen, y se iniciaba el regreso tras haber celebrado en la Catedral los cultos extraordinarios con motivo del bicentenario fundacional culminados por la mañana con la función conmemorativa en el altar del jubileo oficiada por Fray Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Emérito de Sevilla.DSC_0398-border

El Simpecado rodeando la Plaza de la Virgen de los Reyes, pasaba ante el monumento a Juan Pablo II y buscaba Placentines donde recibió el cántico de los que allí se congregaban cuando la banda entonaba “Encarnación Coronada” (Abel Moreno), primera de las marchas procesionales que sonarían durante el camino.

DSC_0445-borderTras pasar por Alemanes y la avenida de la Constitución, la carreta se iluminaba momentos antes de llegar a las puertas del Consistorio hispalense, donde el alcalde hizo entrega de la Medalla de la Ciudad mientras sonaban los himnos de Andalucía y de España.DSC_0474-border

Especialmente emotiva resultó la interpretación de la Salve de la Hermandad de Triana adaptada para la ocasión por nuestro director José Manuel Bernal, que fue seguida a coro por los hermanos presente comenzando el regreso a su barrio.

DSC_0483-borderSe ralentizaba el andar de la comitiva aunque circulaban noticias de la posibilidad de chubascos que podrían perturbar a los rocieros. Así, sin prisa pero sin pausa, la carreta llegaba hasta la iglesia del Santo Angel donde fue recibida por nuestra querida Hermandad del Carmen mientras sonaba “Pasan los campanilleros” (Farfán).DSC_0502-border

La lluvia apareció durante unos minutos cuando la carreta, a la que en esos instantes se le interpretaba “Aquella Virgen“ (Gómez Arriba), llegaba a la Parroquia de la Magdalena donde la esperaban los estandartes de la feligresía.

DSC_0503-borderSólo se trató de un susto pues paró de llover y se pudo continuar sin más problemas hacia Triana donde justo antes de entra en su puente se escuchó el Himno Nacional como despedida de la ciudad.DSC_0521-border

Ya en las calles del barrio se vivieron los momentos más intensos y emotivos cuando en la calle Castilla, al  llegar la carreta de Simpecado a la altura del número 9, se inauguró un azulejo conmemorativo.

DSC_0582-border

Fue precisamente en ese instante cuando tuvo lugar la mezcla de sonidos que levantaron los aplausos y los vivas de los rocieros. Prácticamente enlazadas, habían sonado las piezas “Encarnación Coronada” (Abel Moreno”), la adaptación para banda de nuestro director José Manuel Bernal de la famosa “Salve Rociera” o “Salve del Olé” que compusiera Manuel Pareja Obregón con letra de Rafael de León y los arreglos para sevillanas que el Maestro Quiroga llamó “Arenal de Sevilla”. Grande La Centenaria y grande el público allí congregado que acompañó con cánticos y palmas estas obras.DSC_0531-border

Tras cruzar San Jacinto a los sones de “La Estrella Sublime” (Farfán), Rodrigo de Triana y Pagés del Corro, alrededor de las doce de la noche, el Simpecado entraba en su capilla rodeado de sus devotos quienes instantes antes habían escuchado en medio de un impresionante silencio “Rocío” (Vidrié) donde María Oliva Silva nos ofreció un solo de alta categoría.

DSC_0576-border

Hemos dejado para el cierre la parte musical debido a sus especiales características que hemos apuntado anteriormente. A lo largo de esta secuencia ya hemos hecho presente alguna de las composiciones que sonaron pero es de ley hacer una reseña más extensa pues sólo hemos mencionado las marchas procesionales y las adaptaciones de salves rocieras.DSC_0497-border

El núcleo principal de esta actuación de la Banda de Oliva se centró en los pasodobles y las marchas militares que en definitiva componen los sonidos tradicionales que las bandas utilizan para el acompañamiento a la carreta rociera. Lo que en principio podría tratarse de “sólo” un acompañamiento de convirtió en todo un concierto de piezas tradicionales que La Centenaria quiso ofrecerle a esta hermandad bicentenaria, la Pontificia, Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Sevilla (Triana) pues así reza como su nombre y apellidos.

DSC_0396-borderA lo largo de la noche se oyeron, entre otras, composiciones de Emilio Cebrián (“Evocación”, “Ragón Falez” y “Bailén), de José Franco (“Martín Agüero” y “Camino de Rosas”), el torerísimo pasodoble de Manuel Rojas “Nerva” con la no menos torera interpretación del solo por parte de nuestro gran trompetista Alfonso Cabrera, o “El tío Caniyitas”, excepcional pieza de Ricardo Dorado. También sonaron pasodobles de Amador Jiménez (“Ayamonte”), de Jaime Teixidor (“Amparito Roca”) y de nuestro director José Manuel Bernal (“Peña Taurina Saltereña Manuel Jesús El Cid”) así como su impresionante marcha española “El día de la cruz” verdadera joya musical dedicada a la hermandad de la Vera-Cruz de Alcalá del Río.

DSC_0477-border

En cuanto a las marchas militares, otra delicia de repertorio que nos llevó por ejemplo desde “Semper Fidelís”, el himno que John Philips Sousa compuso para el cuerpo de marines norteamericano, a “Bajo el doble águila” de Josef Vagner, escrita para el ejército austríaco. También sonó un buen puñado de marchas militares españolas de las que destacamos “Las Corsarias” de Francisco Alonso, primera en sonar a los pies mismo de la Giralda, “Los Voluntarios”, pieza de Gerónimo Giménez con la que la carreta llegaba a Triana, “Ganando barlovento” (Ramón Sáez de Aldana), “La orgía dorada” (Jacinto Guerrero) o “Heroína”, del músico mayor militar Feliciano Ponsa Riutort.

Tresillo de corcheas:

♪.- Descartado que La Oliva vaya a mandar modelos a “Pasarela Chubasquero”. Colección de Otoño con escasas posibilidades de crear tendencia.DSC_0510-border

♪.- Qué delicia ver y oir “rufar” a Antonio Guerra. Otro producto de la Banda Juvenil que ya tiene sitio por derecho propio en la “banda grande”. Los Jesuli´s Boys están que se salen.DSC_0555-border

♪.- Otro lesionado. Felipe Fuentes (percusión) se tuvo que conformar con portar el tamboril pues una mano la tenía fastidiada. Manuel Jesús Rodríguez (fliscorno) también anda el hombre tocado; o mejor dicho, no anda, pues es la rodilla la que le da la lata. ¿Que hay otro más? Si. Atentos a la próxima secuencia.DSC_0349-border

A modo de coda

 12-border

 En el muro de las…. afinaciones

Más que muro es torre. A los pies de la Giralda nuestro querido y entrañable Juan Manuel Gallego Galán (saxo tenor), magnífico músico de Sanlúcar de Barrameda y padre de Juan Manuel Gallego Rodríguez (fliscorno), se volvía hacia la piedra no para dejar un papel con su petición, como se hace en el Muro de las Lamentaciones, lugar sagrado del judaísmo alrededor del Monte Moriá, sino para ofrecernos notas musicales en estado puro y así calentar antes de comenzar la procesión. Después nos explicó, porque todo tiene su sentido, que tocar frente a una pared hace que el sonido rebote y te sirva de referencia pues te ayuda a oírlo mejor. ¡Qué grande es nuestro Manolo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: