LA OLIVA DE SALTERAS VERSIONA PARA BANDA EL “LACRIMOSA” DE MOZART

28 Ene

DSC_0193-border

La Sociedad Filarmónica “Nuestra Señora de la Oliva” de Salteras incluirá en la grabación conmemorativa de su centenario una versión para banda de música del coro“Lacrimosa” de la “Misa de Requiem en re menor, K-626” (1791) de Wolfang Amadeus Mozart, decimonovena y última misa compuesta por el “Genio de Salzburgo”.

Esta pieza, versionada por el director de la banda, José Manuel Bernal, se incluye en la grabación que con el título genérico de “1913, Desde Salteras” verá la luz en las próximas fechas y con la que la Sociedad Filarmónica vendrá a culminar los actos del centenario de su fundación.

La edición en “cd” incorporará las marchas procesionales Virgen de la Estrella (1970) de Pedro Gámez Laserna, “Cristo de la Buena Muerte” (1946) de José Martínez Peralto,  “A la memoria del General Chinchilla” (ca. 1900) de Francisco Soler Ridaura y “Jesus Christus” (1920) de Moisés García Espinosa.

El conjunto del trabajo, que cerrará la trilogía comenzada por los anteriores grabaciones “Mektub, Estaba escrito” (2005) y “Camino del Gólgota, Un testamento hecho música” (2006) contará también con la firma de compositores contemporáneos en las marchas  “Lunes Santo en el Museo” (1997) de José Manuel Delgado Rodríguez, “Cristo de la Vera-Cruz” (2010) de Francisco Javier Parra Medina y “Alíviame esta pena, Soledad”(2013) de Antonio Moreno Pozo.

El repertorio se completa con las obras de José Peña Rubio, instrumentadas por José Manuel Bernal, “Lágrimas de Dolor” (2010) y “Mediatrix Omnium Gratiorum” (2012) y del propio José Manuel Bernal, “Esperanza Salesiana” (2006), “Crux Immissa”. (2009) y “Nuestra Señora de la Soledad Coronada (2012).

Próximo trabajo discográfico de La Oliva

25 Ene

IMG-20140125-WA0000

Durante la jornada de hoy Sábado 25 de enero, La Oliva grabará en los estudios de Alta Frecuencia en Sevilla bajo el sello de Villamúsica, el disco conmemorativo a su reciente Centenario, que estará disponible para el mes de marzo aproximadamente.

Un disco de músicos para músicos y doctos en la materia con el que el público en general disfrutará de la calidad de las composiciones.

A primera vista (Cap. 20)

23 Ene

Capítulo 20-border

A sus pies

          Como si estuvieran rendidos ante el músico, diversos objetos ocupan la parte más baja de la escena pero no por ello dejan de ser importantes en este caso. Un soporte para el descanso del instrumento, una sordina para interpretar en cada momento lo que exige la partitura, al fondo, la base del atril y más cerca una silla. Y llenándolo todo, los pies del músico, base sobre la que se soportan procesiones y pasacalles. Alrededor del intérprete, de sus piernas, todo lo necesario para completar la música que brota de sus boca, pies y manos. Nosotros ponemos el oído y entre todos ponemos el gusto de escuchar la melodía más precisa. Y si además nos conmueve con ella, hasta el cerebro parecerá complacido.

         Y todo comenzaba por la base, por el suelo saltereño.

A primera vista (Cap.19)

16 Ene

Capítulo 19-border

Pa mi que no falta na

          Pues si Felipe, faltaba una cosa y tuvo que volver tu padre a por ella a la Academia. Seis percusionistas en la Juvenil y se queda en casa el soporte de los bongos. Ay, ay, ay.

Y ahora que miro, ¿una camioneta para llevar los chismes? Podrían haber aprovechado y sentar al batería allí mismo y casi hubiéramos tenido otra carroza para la cabalgata de Reyes Magos. Bueno, mejor no, que seguro se nos olvida el mismísimo rey.

Y esa funda de bombardino me suena tela.

A primera vista (Cap. 18)

10 Ene

Capítulo 18-border

A ver quién los para

          La imagen que ilustra este capítulo está tomada junto al salón multiusos de Salteras momentos antes de que la Banda de la Oliva se trasladara a Sanlúcar La Mayor al certamen organizado por la hermandad de Nuestra Señora del Carmen. En el certamen, el presentador hizo un juego de palabras que venía a explicar que para tratarse de una banda centenaria estaba plagada de músicos muy jóvenes. Si el del micrófono hubiera visto esta foto, la de este grupo que usted tienen delante, comprobaría que se quedó corto. Ahí está parte de los más jóvenes músicos de La Oliva, herederos de todo un siglo, presente arrollador y con el más esperanzador de los futuros. La mayoría provienen de esa factoría que es la Banda Juvenil que mima y cuida Jesús Salas. Si se los encuentran por la calle, que sepan que son músicos de categoría de los que La Oliva se siente orgullosa. No están todos los que son pero lo que aquí vemos son José Cantero jr (trombón), Ignacio Cano (oboe), Ana Cordón (clarinete), Irene de la Orden (trompa), Pepe Recuero (percusión), Samuel Vázquez (saxo), Oliva Silva (flauta) y Jesús García (saxo). Yo de usted no les perdería la pista.

Secuencia LIII: 28/12/2013

31 Dic

Concierto de Navidad (Salteras)

01-border

Poseídos por la “otredad”

Lo que yo quiero contarles es que cuando reconocemos la existencia de un “otro”, asumimos desde ese momento conciencia de nuestra identidad. Me explico. La “otredad” viene a ser un sentimiento de extrañeza que asalta al hombre cuando toma conciencia de su individualidad. A ver si nos vamos entendiendo. Cuando caemos en la cuenta de que vivimos por separado, de que hay más “yo”, o mejor dicho, que existen “otros”, descubrimos que hay algo más allá de lo que percibimos o imaginamos y por eso la individualidad no es otra cosa que la aceptación de una realidad plural.02-border

Hasta aquí vamos bien. O no. Vamos a seguir y ya veremos por donde sale la cosa.

No crean que esto lo escuchamos desde una sesuda cátedra. Hace unos días, durante la comida que organizaron los chavales de la Banda Juvenil, nuestro director José Manuel Bernal hablaba de este asunto con esos pedazos de olivistas que son Carlos Salas y Juan Antonio Hernández. El meollo de la cuestión, y se ponía como ejemplo a Octavio Paz y sus pensamientos, estaba en que, desde un punto de vista absolutamente ateo donde la no existencia de Dios es punto de arranque, existe un momento de sublimación, de éxtasis, de manifestación de haber encontrado lo perdido, de abandono de toda angustia, de resolución de conflictos y de regreso a la unidad y a la reconciliación. Ese momento, lo explicaba Bernal, era muy parecido a ponerse al frente de La Centenaria y parecer como si se flotara ayudado por su música, como si su cuerpo y toda la banda se elevaran. Esencialmente en ese instante, hay quien podría decir que se sentía poseído por la “otredad”.03-border

¿Todo claro? Recuerden este arranque pues les servirá al final de esta secuencia por algo que tengo que contarles.

El concierto de Navidad de este año, organizado como es costumbre por el Ayuntamiento de Salteras y en el que se hace entrega de las coronas a los Reyes Magos y la Estrella de la Ilusión de la próxima cabalgata, tuvo como preámbulo las palabras del Teniente de Alcalde Miguel Ángel Toscano. Este acto servía además de cierre a este impresionante año de la conmemoración del centenario de nuestra Sociedad Filarmónica y por ello también tomó la palabra nuestro tesorero, José Peña (bombardino) quien con sentidas palabras nos dijo que “nuestra música pretende ser el altavoz que necesita nuestra sociedad, sorda en la mayoría de las veces; sin querer escuchar lo que realmente importa”.

04-border

A lo largo del texto que nos presentó, Peña nos dijo que debemos vivir siempre como en una eterna navidad y así “tener buenos propósitos, vivir la ilusión, vivir la inocencia de esos pequeños seres que nos arrebatan el corazón, vivir para entregar a los demás lo mejor de nosotros mismos, vivir y exaltar la lealtad, la verdad, la sinceridad, vivir en definitiva, la infinita y auténtica navidad”.

05-border

Pepe quiso también dar las gracias a los compañeros que hacen posible “la realidad que es hoy por hoy la Oliva de Salteras” y que en medio de las dificultades que acucian la realidad del mundo “han sabido aguantar las situaciones y adversidades con la mejor de las sonrisas y con el sentimiento de ayuda del compañero que tenemos al lado”. Para concluir, Pepe dedicó su alocución a nuestro presidente, José María Moral, a nuestro director, José Manuel Bernal y “a todo el pueblo de Salteras por apoyarnos como lo hace siempre”.

06-borderEn la parte musical, La Oliva dispuso un comienzo con la “Obertura cubana” del genio neoyorquino George Gershwin. Andaba el hombre por Cuba allá por febrero de 1932 disfrutando de unas vacaciones y visitando a sus amigos y geniales músicos Ernesto Lecuona, Alejandro García Caturla, Amadeo Roldán y Félix Guerrero. Un día, visitando una emisora de radio, entabló amistad con Ignacio Piñeiro. De una de sus obras, del son “Échale salsita”, recogió anotaciones musicales para esta obertura estrenada a los pocos meses. Magnífico comienzo pleno de fusión rítmica para un no menos espléndido concierto.

07-borderA pocos días de esta actuación, la Banda tuvo conocimiento de que el Registro Nacional de Filmes de la Biblioteca del Congreso de EEUU había elaborado la lista de películas seleccionadas en 2013 para ser incluidas en el mismo por su “significativa relevancia cultural, histórica o estética” con el objetivo de “proteger la incomparable herencia fílmica de EEUU y su creatividad cinematográfica“. La lista incluía entre otras el clásico de Hollywood de la década de 1940 con Rita Hayworth, “Gilda”, el éxito de Quentin Tarantino “Pulp Fiction” de 1990, y Mary Poppins”, película de Walt Disney que obtuvo en 1964 cinco Oscar entre ellos el de mejor actriz, Julie Andrews, y banda sonora original y mejor película gracias a la música de los hermanos Robert y Richard Sherman.

Y La Centenaria fue “a jierro con ella” con su banda sonora.


08-borderLa iglesia de Santa María de la Oliva se llenó con melodías tan familiares para todos como “Migas de pan”, “Un poco de azúcar”, El buen reir”, “Día de fiesta”, el jubiloso baile de los deshollinadores “Sept in time”, “Vamos a volar una cometa” o “La carrera” y los no menos célebres “Chin chin cheree” y “Supercalifragilisticoespialidoso”. Por unos minutos todos nos trasladamos al Londres de principio del siglo XX para recrear la vida de esa aparentemente perfecta familia inglesa de buena posición decide contratar a una niñera, para que cuide de sus dos hijos: Mary Poppins, interpretada por Julie Andrews, una mujer que tiene poderes mágicos y que gracias a ellos enseñará los valores más importantes a los niños con la ayuda de su amigo Bert, al que dio vida Dick Van Dyke.

Impresionante final donde se superponían los temas “La carrera” y “Un poco de azúcar”. Les juro que vi alguna lagrimita de satisfacción por el público.

09-borderSin tiempo a reponernos, turno para viajar hasta Sudamérica de la mano de Malando con “The Rivieren Cyclus”, en su adaptación para banda de Kees Valk. con el recuerdo de otra pieza que hace tiempo nos regaló La Centenaria, “Cordillera de los Andes” del mismo autor, y que si bien no componen una misma obra, muestran una clara continuidad la una y la otra. En sus tres partes, se nos hizo presente el “Río Negro”, o Guainía como le dicen en Colombia, el más caudaloso de todos los afluentes del río Amazonas y el más largo por su margen izquierda; el venezolano “Orinoco”, uno de los ríos más importantes de América del Sur y el “Chubut” que en el sur de la Argentina, en el centro de la Patagonia argentina, le da nombre a una provincia por ser su principal curso de agua. Toda una clase de geografía sonora.

Y ahora…. A bailar.

10-borderUna linda jovencita disfruta bailando. Es la reina de cada baile, sabe que tiene varios pretendientes pero disfruta sólo seduciéndolos sin parar de bailar. Esto es lo que cuenta la letra de la famosa canción “Dancing Queen” del celebérrimo grupo pop sueco ABBA. Sus notas son las que abren la selección que hizo Ron Sebregts y que bajo el nombre de “ABBA Gold” vino a rendir homenaje a una de las formaciones más importantes de la historia de la música. La Banda de la Oliva se esmeró en una interpretación que nos puso por delante fragmentos de “Mamma mia”, nombre que tomó el famoso musical basado en las canciones del grupo, de “Fernando” cuya letra nos habla de un hombre que acaba de terminar con su pareja y de como sus amigos intentan reanimarlo y, por último, “The Winner taket it all” de la que se dice fue escrita en menos de dos horas.

Al personal se le iban los pies.

11-border

Gran broche para una hermosa noche y orgullosos, una vez más, de haber ofrecido nuestra música en “nuestra casa” de Santa María de la Oliva.Los sonidos navideños llegaron al concierto con Rieks van der Velde y su “A Christmas medley”, obra en la que partiendo del “Benedicat bovis” de Haendel se van añadiendo famosas partituras dedicadas a la navidad. Tras esta pieza, nos prestamos a escuchar la “Rapsodia Navideña” del único general músico de la historia militar europea que se sepa, el alicantino Francisco Grau. Hubo acompañamiento de palmas mientras se escuchaba cantar entre el público “Arre borriquito”, “Adestes Fideles”, “Ay del chiquirritín”, “Blanca navidad”, “Campana sobre campana” o “Noche de paz”. Genial la sucesión de contrapuntos que nos ofreció la Banda.

12-borderAh, que no se me olvide ¿Recuerdan lo de la “otredad” del principio? Con ella nos fuimos a buscar al director, José Manuel Bernal, con quien tuvimos un breve pero esclarecedor diálogo:

– Maestro, ¿le ha poseído la “otredad”
– Me ha poseído La Oliva- dijo.

Y eso es lo que hay. “Na má”

Tresillo de corcheas


♪.- Aida Ezequiel (flauta) hizo su debut con la “banda grande”. Viene de la “Juvenil” y ahí está con Jesús Salas (clarinete), responsable junto con el trabajo y dedicación de nuestra querida amiga flautista de su espectacular progresión musical.TRESILLO 1-border

♪.- Inocentada de pastitas y chocolate. Parece ser que no tuvo mucho éxito. Más bien, ninguno.

♪.- ¿Quién disfrutó más, los niños recogiendo chucherías o los músicos repartiéndolas?

TRESILLO 3-border

A modo de coda

CODA-border

Chim Pum

El director acaba de marcar el último compás. Un gesto que pone fin a la música, que cierra una partitura, que manda a los músicos el mensaje que la obra ha acabado. Toda una declaración de intenciones de un año en que la frenética actividad, el trabajo por la exaltación de la cultura, el año del centenario, llegaba a su fin. Las notas de La Centenaria quedaban prendidas en las piedras de la iglesia, allí donde nacieron en un pequeño cuarto de su edificio y que han sido testigo de cien años de hermandad musical en los que “para construir lo que somos– que nos dijo Pepe Peñasolo hemos contado con nuestro trabajo que nos hace ser libres y así no someternos más que al dictamen de la música”. Pero todos sabemos que tras este gesto del director, la banda y sus músicos se recomponen, se ponen nuevas partituras en los atriles y se está listo para comenzar otro viaje, otra centuria, otra experiencia más en esta familia que es la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras.

Acaba el centenario. Nos queda toda una vida por delante.

Galería

Momentos del Concierto de Navidad de La Oliva Centenaria

30 Dic
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.